Flan de café

Con un rico caramelo casero como base, una suave textura y un delicioso sabor a café, este flan casero será el postre preferido de todos tus invitados.

Receta de flan de café

Ingredientes para preparar flan de café

  • 1 l. de leche
  • 5 huevos grandes
  • 8 gr. de café soluble
  • 1 rama de canela
  • 150 gr. de azúcar
  • Para el caramelo:
  • 100 gr. de azúcar
  • Zumo de limón

¿Cómo preparar flan de café?

  • Preparamos el caramelo:
  • En una sartén antiadherente echamos el azúcar y el zumo de ½ limón.
  • Dejamos el azúcar al fuego, sin parar de remover, hasta que ésta se derrita y coja un bonito color dorado oscuro.
  • Repartimos el caramelo en las flaneras y lo dejamos enfriar mientras preparamos la crema del flan.
  • Preparamos la crema del flan:
  • En un cazo echamos la leche para que se vaya calentando, junto con la canela, hasta que rompa a hervir.
  • En un bol aparte, echamos los huevos, los batimos y mezclamos con el azúcar y el café soluble.
  • Agregamos la leche templada al bol con la crema de café y huevos, sin la canela, y lo mezclamos bien.
  • Una vez que tengamos una crema homogénea, la repartimos en las flaneras.
  • Terminamos el flan de café:
  • Ponemos los moldes al baño María y calentamos el horno a 150ºC.
  • Una vez que el horno esté caliente, metemos los flanes y lo dejamos que se cocinen entre 45 y 50 minutos.
  • Una vez cocidos, los dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego en el frigorífico, pues estos flanes deben comerse bien fresquitos.
  • Cuando los llevemos a la mesa, podemos llevarlos en los moldes individuales, o llevarlos desmoldados, como más nos guste.
Nota del autor:

Está claro que este flan se puede hacer en un molde grande y luego, una vez en la mesa, partirlo en porciones. En ese caso, sólo tendrás que variar el tiempo de cocción, aumentándolo hasta que, al pinchar el flan de café con un cuchillo o palillo, éste salga limpio.

Aunque yo he puesto entre los ingredientes el café, se puede hacer un flan sin él, o sea, el flan de huevo de toda la vida, añadiéndole a la leche un poco de cáscara de limón o de naranja.

También se pueden hacer flanes de otros sabores, como por ejemplo de chocolate o queso, teniendo así como resultado un flan de chocolate o un flan de queso, la mar de rico.

Si quieres que el flan tenga más potencia de sabor y más consistencia, puedes añadirle más huevos. A mi me gusta, sobre todo si es de sabores, que sea suave y que predomine el sabor que he decidido, pero tenlo en cuenta, si quieres añadir más huevos, hazlo sin problemas.